¡ Tú entrenas, tú decides !

CÓMO PREPARAR UNA COMPETICIÓN DE MENORES.

2015-08-2012.50.06-1

La Competición de Pádel de Menores tiene unas peculiaridades que la hacen distinta a la competición de adultos. Los menores están en fase de aprendizaje y mejora técnica y táctica, tienen poca experiencia competitiva y carecen de habilidades psicológicas para manejar la ansiedad y presión propia de una competición deportiva.

 

Los menores “necesitan” aprender a competir y adquirir habilidades que les permita afrontar situaciones adversas, momentos de presión, manejar situaciones de partido decisivas… El entorno del menor que compite requiere de una atención especial, ya que en la mayoría de las veces tiene una influencia decisiva.
Necesitan aprender a reconocer las situaciones de competición que requieren un buen “manejo de la cabeza”, como son los prepartidos, los puntos y juegos iniciales de cada set, las bolas decisivas de ruptura de servicio, desatender a los comentarios externos y observaciones desde fuera de la pista, aprender a “cerrar los partidos”…
Según tengamos las capacidades necesarias y hayamos aprendido a manejarnos en estas situaciones, así obtendremos más satisfacción en la competición y aumentaremos el rendimiento en los partidos.
¿Cómo entrenar para llegar a un control mental óptimo para afrontar una competición de pádel como puede ser un Campeonato Nacional de Pádel de Menores?
Para alcanzar un control mental óptimo para competir es necesario realizar un trabajo multidisciplinar en la preparación de la competición de Menores, donde intervienen los entrenadores de pádel, los preparadores físicos, los fisioterapeutas, los nutricionistas y, por supuesto, el psicólogo deportivo especializado en pádel de menores. Todos debemos trabajar y colaborar en la misma dirección y con los mismos objetivos, centrándonos en los menores como niños y adolescentes que son y, después, como jugador@s de pádel. Es lo que denominamos en psicología “SINERGIAS”.
Desde el ámbito de la psicología deportiva aplicada al pádel, debemos atender a varios aspectos en el entrenamiento mental preparatorio para la competición:
  • PLANIFICACIÓN: Es muy importante establecer unas metas u objetivos de entrenamiento multidisciplinar y que se planifique los pasos para alcanzarlos. Aquí deben colaborar todos los profesionales así como los padres y el menor. Por ejemplo, determinar a dónde queremos llegar, qué queremos mejorar de nuestro juego, cuánto tiempo voy a entrenar, organizar las comidas, descansos y preparación de los partidos…
  • RUTINAS PSICOLÓGICAS: También es necesario “crear” unas rutinas psicológicas en nuestro día a día, de forma que “automaticemos” pequeños ejercicios y actividades que nos ayudan dentro y fuera de la pista. Por ejemplo, actividades de respiración y/o relajación, ejercicios de concentración y visualización…
  • CONCENTRACIÓN: Es un elemento determinante y decisivo en la ejecución correcta y el buen desarrollo competitivo de los menores. Aprender a concentrarse antes y durante los partidos, mejorar la concentración, mantener la concentración en los momentos de más presión, resetear y retomar la concentración perdida durante el transcurso del partido…
  • RESPIRACIÓN Y RELAJACIÓN: Está en el mismo “bloque” que la concentración. Es muy necesario aprender a respirar con el diagragma para recuperarse más rápidamente entre puntos, controlar la tensión muscular en los golpes decisivos… Y con la relajación conseguimos que el menor llegue al partido en unas condiciones mentales óptimas, pueda descansar la noche anterior y no se “deje” atrapar por la tensión propia de la competición.
  • VISUALIZACIÓN: Los menores suelen tener mucha imaginación, pues aprendamos a utilizarla para prepararnos para competir. Ejercitemos la visualización con ejercicios y juegos sencillos que, junto con la respiración y la concentración les ayuda a preparar visualmente los partidos y las situaciones que hemos detectado que nos pueden generar algún problema.
  • ACTITUD POSITIVA: Es necesario trabajar la actitud del menor fuera y dentro de la pista. Enseñarle a usar su imagen corporal, mostrar energía y seguridad en el juego, apoyar en todo momento a su compañero y a aceptar los errores y fallos como parte del juego.

 Todas estas actividades tienen que estar en consonancia con el resto del equipo profesional que trabaja en la Escuela de Alta Competición y, realizar continuos feedback con los chicos y chicas, con los padres y con los demás profesionales. Crear un ambiente de entrenamientos lúdico y divertido donde los menores sean los protagonistas de su propia formación como personas y como deportistas.

 

ASESORAMIENTO PSICOLÓGICO DURANTE LA COMPETICIÓN.

 Los psicólogos deportivos no solemos estar presentes junto al entrenador o coach durante las competiciones, principalmente, porque no podemos asesorar a los jugadores en los partidos. Por este motivo creamos rutinas psicológicas durante los entrenamientos. Nuestro trabajo es previo a la competición.
 
Sin embargo, en aquellos casos donde sí se pueda acompañar se hace un seguimiento del comportamiento de los menores en competición: antes, durante y pospartido. Es muy interesante y muy productivo el contar con el asesoramiento del psicólogo deportivo durante la competición ya que se establece una buena comunicación y feedback y ayuda al menor a controlar las emociones y tensiones antes de los partidos y durante los partidos. El psicólogo deportivo es como un “catalizador”, no tiene un papel principal en la competición, pero si está presente… todo funciona correctamente.
 Para finalizar os dejo una muestra de por qué es importante el trabajo multiprofesional en el pádel, gracias al equipo de VAMOS PADEL.
Y RECUERDA….¡¡¡DISFRUTA SIEMPRE JUGANDO AL PÁDEL!!!

Leave a Reply