¡ Tú entrenas, tú decides !

CABEZA DE RATÓN O COLA DE LEÓN…

10466976_660152860738163_89803880592760160_o-3El pádel es un deporte que ha proliferado de forma exponencial. No hay un club deportivo donde no haya al menos una pista de pádel, ni una urbanización donde los vecinos puedan disfrutar de la práctica de este estupendo deporte.

La práctica del pádel se ha convertido en un fenómeno social, siendo practicado por pequeños, jóvenes, hombres y mujeres de distintos niveles. Encontramos jugadores de fines de semana, que quedan para jugar una pull en su club deportivo, alrededor de una buena comida. También hay menores que participan de torneos en sus escuelas de pádel. Jugadores amateurs que participan de circuitos en diferentes clubes, con un calendario de competiciones. Y jugadores y jugadoras federadas que participan de competiciones oficiales puntuables para el ranking federativo.
 

La motivación para entrenar y practicar el pádel durante la semana está condicionada por la meta a la que queremos llegar. La mayoría de los torneos ofrecen competir en varias categorías, siendo los premios también acordes a dichas categorías, al igual que el nivel de las parejas de pádel que compiten.

¿En qué categoría voy a competir? ¿Cuál es mi categoría de referencia?
 
Cuando decides apuntarte a un torneo de pádel en un fin de semana cualquiera, ¿en qué categorías te apuntas? ¿En aquella que sabes que puedes ganar o en la que compites con parejas que están por encima de tu categoría? O dicho de otra forma, ¿prefieres ser “cabeza de ratón” o “cola de león”?
 
Según te identifiques en una u otra situación, así será tu motivación, tu autoconfianza y tu intensidad en los entrenamientos y competición. Es muy importante que cuando tengas claro qué quieres ser, sea compartido con tu compañero o compañera de juego. Si tú quieres ser “cola de león” y tu compañero piensa en “cabeza de ratón”… en fin, creo que adivinarás cuál va a ser el resultado…

Todos tenemos claro que el pádel es un deporte de “dos”, por lo que la decisión y las motivaciones de ambos tienen que estar en consonancia e ir en la misma dirección, ya que son un “equipo: dos en uno”. 
 
Podemos conformarnos con ganar siempre en una categoría o “subir de categoría”, es decir, SALIR DE NUESTRA ZONA DE CONFORT, arriesgar y “subir un escalón” asumiendo que ya no vamos a ser los mejores en la categoría superior, que vamos a tener más obstáculos que salvar y que va a requerir mayor entrenamiento y horas en pista. Por este motivo, debemos trabajar con metas y objetivos para trazar un plan de entrenamientos para alcanzarlos, utilizando las competiciones para medir nuestro rendimiento e ir adaptando los entrenamientos físicos, técnicos, tácticos y mentales a las necesidades y exigencias de las competiciones y torneos de pádel en los que participemos.
Por tanto, tú entrenas, tú decides. 

Leave a Reply